La puerta.

Home  >>  Blog  >>  La puerta.

La puerta.

18
May,2018

0
  Blog


Mientras me pierdo en mis pensamientos, imaginando que podría hacer con mi trabajo, el jardín, la casa, los perros….me quedo congelada, parada, con la mirada perdida inventándome mil historias. Al reaccionar, miro el reloj y me doy cuenta del tiempo que pasa y aún me faltan cosas por hacer en el día.

Y así pasa el tiempo, así pasan los días, así pasan las semanas, así pasan los meses. Y todo el tiempo que pensé haría muchas cosas, tic tac tic tac, algo va a estallar. Mañana lo hago…Reinicia el ciclo.

Tomo un cuaderno y los colores, empiezo a hacer trazos, colorear un poco. Un té y poco de música relajante, respiro profundo, intento relajarme, cierro los ojos, muy bien. Tranquilidad… Se me olvidó lavar los trastes, mañana podría ir a caminar, cómo se hace el jugo verde, hay que sacar al perro a pasear. Fin de la relajación.

Como si fuera un bucle, de querer hacer, hacer, dejar, retomar, dejar…. Entra la desesperación, la depresión, la ira. Algo retumba, parecen enormes tambores. Retumba, cada vez más. Mente bloqueada, cuerpo tenso, ceño fruncido, amargura en la boca. ¡Ya inició!

Los dos de lobos internos se enfrentan, luz y oscuridad. ¿Dónde quedó la luz, la fe, las ilusiones, la pasión de ser, de hacer? ¿Dónde quedé?
Me siento asfixiada, escapo de la lucha, logro esconderme entre los matorrales de mezclas de recuerdos hasta llegar a una pequeña puerta de colores con una carita sonriente que al tocarla brilla y….estoy en una habitación festiva con dibujos animados, juguetes ochenteros, perros, gatos, animales fantásticos, duendes, hadas, unicornios, dulces y brillos por doquier. Aromas de dulces, helados de sabores y frituras.
Todo me parece cálido, familiar, divertido. El alma de la fiesta es una niña sonriente, traviesa, juguetona, auténtica, con el cabello alborotado, la ropa manchada de dulce y subiéndose a árboles de regaliz. Ahí estaba ella, ahí estaba yo. Amando la vida con pasión, inocencia, ternura y alegría.

Subidas en los árboles de regaliz, riéndonos a carcajadas, ella y yo, yo y ella, mirándonos, agradecidas. Con amor nos abrazamos y me susurra: “La vida es simple, disfruta”.

 2,863 total views,  4 views today

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *